jueves, 18 de agosto de 2011

De las crisis alimentarias...

Mirando el mundo desde el barril he escuchado varias veces que China se está dedicando profusamente a comprar terrenos en África para la produccción de alimentos. Esta política parece razonable puesto que si tenemos en cuenta que china solo tiene un 13% de su superficie con carácter cultivable y que además se trata de tierras de baja productividad el desastre está orquestado.

Si tenemos en cuenta que Tenerife tiene un 25% cultivable y 12% en uso, la situación de china es desesperada.

Este es el primer factor a tener en cuenta en las crisis alimentarias que comienzan a verse por el mundo pero el segundo y no menos importante es el de los biocombustibles.

Siguiendo la teoría del pico de Hubbert y según ha dicho la Agencia Internacional de la Energía el pico de producción de petroleo se alcanzó en 2006, en adelante todo es declive.Estamos al borde del desastre petrolífero al mas puro estilo Mad Max.

La nuclear es socialmente rechazada tras el accidente de Fukushima y, aún sin tener en cuenta eso, sería otro parche pues si no he leído mal, calculan unas reservas de 80 años. Puede ser una solución extrema y provisional.

Las renovables no tienen suficiente capacidad para los consumos actuales.

¿Que nos queda? Los biocombustibles. ¿A quien se le ocurrió esto? Nadie se da por aludido pero tiene poco sentido. Hacen falta muchos kg de grano para producir un litro de biocombustible. Necesitaríamos enormes superficies cultivables dejando las selvas devastadas y a medio mundo pasando hambre. Además de ese biocombustible nos comeremos un gran porcentaje en concepto de transporte, transformación, elaboración de fitosanitarios, abonos, etc....una auténtica locura. ¿Vamos a dejar morir al tercer mundo de hambre para producir biocombustibles?.

Desde que la gente empezó a hacerse esa pregunta la respuesta fue fácil. Ahora no usaremos girasol ni colza ni nada comestible para hacer biocombustible sino jatropha, bajo la falacia de que es mas productiva para que, como no se come, se pueda decir sin miedo que no afecta a la falta de alimento.¿Y la ocupación de las tierras cultivables que?

¿Que futuro nos espera?

La única solución aparente va a ser bajar nuestro desmesurado consumo de energía y acostumbrarse a vivir de una forma mas austera, como Diógenes en su barril.

Saludos y suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario