jueves, 25 de agosto de 2011

Reforma o nueva construcción.

Así por el título parece que el tema de esta entrada fuera la renovación de la planta hotelera, pero nada más lejos de la realidad. El tema de hoy es la constitución, un pequeño alegato introspectivo hacia ese documento y hacia nuestra responsabilidad en su pasado, presente y futuro:

1. El origen: La constitución prácticamente fue impuesta en 1978. No hubo participación popular en su contenido, ni diferentes propuestas ciudadanas (de hecho sólo hubo una propuesta SI o NO). Sencillamente la prepararon los políticos existentes para su conveniencia y prepararse el camino a una larga y próspera carrera en la vida política. La gente solo podía votar que si o que no....y para aterrorizarlos se les presentaba el NO como equivalencia a una nueva guerra civil. Un timo vamos.

2. Su aplicación: Desde el primer día de aplicación se ha incumplido la constitución. ¿El derecho a la vivienda?¿Al trabajo?......Y en que lugar de la constitución hablaba de prohibir partidos políticos y cosas por el estilo ....en qué "versículo" de esta "biblia" está...De todos modos no ha habido vivienda y trabajo porque no han querido porque con viviendas prefabricadas se puede dar vivienda a todo el mundo sin endeudarlos hasta el fin del mundo y si en vez de ayudas de 400€ dieran trabajos a media jornada de 400€, los resultados serían sostenibles en el tiempo pues esos 400€ producirían riqueza.

3. La reforma: Lo que hasta hace poco estaba considerado una locura (aunque la propia constitución lo contemple) como era reformar la constitución y que sólo se realizo por necesidades de cohesión europea, hoy se piensa realizar de forma precipitada antes de las elecciones. Ni tanto ni tan poco, esto no son formas. Si se hubieran realizado las reformas con sentido común desde el primer día, hoy la constitución sería un documento vivo y en continua evolución....hoy sin embargo es un documento que debería ser reescrito desde cero tomando como base la participación popular.

4. El futuro: El futuro es muy incierto. Con la reforma se muestran varias posturas. Hay quien le parece bien todo, quien está en contra del fondo y quien está en contra de la forma. El futuro dependerá directamente de lo que hagamos ahora.

5: La responsabilidad: Desde hace años nos hemos acostumbrado de declinar nuestra responsabilidad en cualquier decisión que se toma. Estamos a favor de una medida si beneficia nuestro bolsillo a corto plazo y en contra si no lo beneficia pero la responsabilidad siempre es de otros...¿Y el futuro? Hay que pensar que lo importante aquí no es que se reduzca el gasto público, puesto que es necesario gastar menos, sino los conceptos de dicho gasto. El límite de gasto y de déficit está bien...pero reduzcan en sueldos de funcionarios adaptándolos al nuevo mercado, reduzcan en gastos superfluos, prohiban la subcontratación y contraten directamente, establezcan entes ciudadanos que sean los que auditen a los políticos. Establezcan presupuestos participativos, etc... También se podrían eliminar...el senado....la mitad de los ayuntamientos y sus enchufados.....cuerpos policiales como la canaria y la unipol....diputaciones provinciales....etc...

En definitiva, no esperemos a estar pasando hambre para empezar a construir un nuevo edificio más sólido que el actual basado en el poder popular. Creo que si aguantamos hasta el límite con la esperanza de que vuelva la economía y la vida del 2006....llegará ese límite y las consecuencias serán aún peores. Somos pobres y no tenemos recursos naturales ni medios productivos.

Saludos y suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada